Seguidores

miércoles, 20 de junio de 2012

Maltrato

Bajé corriendo por las escaleras y me escondí debajo del sofá, pero fue inútil, me encontró. Lo empujé y fui hasta el teléfono pero lo había cortado. Puertas cerradas, y ventanas blindadas no tenía nada que hacer. 
Tras el primer golpe me llevó a la cocina. Me dejó en una esquina, intenté levantarme pero fracasé al segundo. 
Me lo encontré con la mirada en un cuchillo de la cocina. A continuación me... Ya os imagináis queridos lectores lo que pasó.

1 comentario:

Joaquina Mendonça dijo...

Vaya,por qué escribes sobre estas cosas?
Son interesantes.!